Filosofía y teología

Nietzsche. El gay saber

Nietzsche, El gay saber, libro V, párrafos 343 a 346

 http://jjnoain.blogspot.es/img/nietzsche.jpg

343 Lo que va junto con nuestro buen humor

[La muerte de Dios: sombras, ocaso, destrucción, hundimiento]

El más grande de los últimos acontecimientos – que "Dios ha muerto", que la fe en el Dios cristiano se ha hecho increíble – comienza ya a lanzar sus primeras sombras sobre Europa. Por l o menos para aquellos pocos cuyos ojos y cuya suspicacia en sus ojos es lo bastante fuerte y fina para este espectáculo, precisamente parece que algún sol se hay puesto, que una antigua y profunda confianza se ha trocado en duda. Nuestro viejo mundo tiene que parecerles a éstos cada día más vespertino, mas desconfiado, más extraño y "más viejo". Pero en lo esencial puede uno decir que el acontecimiento mismo e mucho mayor, mucho más lejano y más apartado de la capacidad de muchos que cuanto su conocimiento siquiera se permitiera tener pro alcanzado. Y no hablemos de que muchos sepan ya lo que propiamente ha ac0ontecido con esto, y todo cuando en lo sucesivo tiene que desmoronarse, una vez que esta fe se ha corrompido, porque estaba edificado sobre ella; por ejemplo, toda nuestra moral europea. Esta amplia plenitud con sus consecuencias de ruptura, destrucción, hundimiento, derrumbamiento que ahora tenemos ante nosotros, ¿quién sería capaz de adivinar ya hoy bastante de todo ello, para tener que hacerse el maestro y pregonero de esta ingente lógica de horror, el profeta de un oscurecimiento y eclipse de sol, cuales no hubo probablemente nunca sobre la tierra?…

Preguntas:

Primera: ¿Con qué explicación comenta Nietzsche su frase "Dios ha muerto"?Segunda: ¿Qué hipótesis avanzarías acerca de cómo ha sido posible tal cosa? Tercera: ¿Qué está provocando ese acontecimiento según el cual "Dios ha muerto"? ¿Qué auguran implícitamente las primeras consecuencias que, según Nietzsche, tiene ese acontecimiento?

Cuarta: ¿Quiénes están, según Nietzsche preparados para asistir a ese espectáculo que está en ciernes?

Quinta: ¿Con qué términos describe Nietzsche ese espectáculo?

Sexta: ¿Qué ejemplo de desmoronamiento ofrece Nietzsche habida cuenta de la corrupción de la fe?

Séptima: ¿Qué es lo que profetiza Nietzsche?

[Nuevas esperanzas. Nueva aurora para los espíritus libres]

Nosotros mismos, adivinadores de enigmas pro nacimiento, quienes esperamos por así decirlo sobre las montañas, situados entre hoy y mañana y tendidos en la contradicción entre hoy y mañana. Nosotros, primicias y primogénitos del siglo futuro, a quienes debieron haber llegado ahora y a la cara propiamente las sombras que han de envolver enseguida a Europa, ¿en qué consiste, pues, que nosotros mismos, sin una justa participación en este oscurecimiento, esperemos con ansia su llegada, sobre todo sin preocupación y sin temor por nosotros? Puede que estemos aún demasiado bajo las consecuencias inmediatas de este acontecimiento, y estas consecuencias inmediatas, sus consecuencias, no son para nosotros, al contrario de lo que se pudiera esperar, tristes y tenebrosas en absoluto, antes bien como una nueva especie de luz difícil de describir, como una felicidad, un alivio, un recreo, un sustento, una aurora… Efectivamente nosotros, filósofos y 2esp´ritus libres" ante la noticia de que el "viejo Dios ha muerto2, nos sentimos como iluminados pro una nueva aurora; Nuestro corazón se inunda entonces de gratitud, de admiración, de presentimiento y de esperanza. Finalmente se nos aparece el horizonte otra vez libre, por el hecho mismo de que no está claro y por fin es lícito a nuestros barcos zarpar de nuevo, rumbo hacia cualquier peligro; de nuevo está permitida toda aventura arriesgada de quien está en camino de conocer; la mar, nuestra mar, se nos presenta otra vez abierta, tal vez no hubo nuca, aún, una "mar tan abierta".

Preguntas:

Primera: Habla Nietzsche de la "contradicción entre hoy y mañana". ¿A qué se refiere?

Segunda: ¿Cuál es el estado de ánimo de Nietzsche ante la inminente llegada de lo que profetiza?

Tercera: ¿Cómo se sienten, según Nietzsche, los filósofos y "espíritus libres" ante la noticia de que el "viejo Dios ha muerto"? ¿Cuáles son los motivos aducidos por Nietzsche para sentirse de ese modo?

Cuarta: Siguiendo el argumento de Nietzsche, ¿crees tú que hay motivos para sentirse de ese modo? (Hay que argumentar la respuesta).

 

344 En que medida somos nosotros todavía piadosos.

Dícese con fundada razón que las convicciones no rezan en la ciencia; sólo si se avienen a condescender a la modestia de una hipótesis, de una fórmula heurística, de una ficción regulativa, cabe darle acceso al reino del conocimiento y hasta reconocerles cierto valor dentro del mismo; claro que colocándolas siempre bajo vigilancia policial, bajo la vigilancia alerta del recelo. Pero ¿no significa esto, en definitiva, que sólo si la convicción "deja" de ser convicción cabe darle acceso a la ciencia? ¿No comienza la disciplina del espíritu científico por repudiar las convicciones? Así es, probablemente; sólo que se plantea el interrogante de si para que esta disciplina pueda comenzar no debe existir con anterioridad una convicción, una tan imperiosa e incondicional que se sacrifica a sí misma todas las demás convicciones. Como se ve, también la ciencia descansa en fe; una ciencia "exenta de supuestos" no existe. La pregunta de si es menester la verdad no sólo debe estar contestada afirmativamente, sino contestada así en un grado que exprese el axioma, la creencia, la convicción de que "nada es tan necesario como la verdad y en comparación con ella todo lo demás tiene tan sólo un valor secundario".

Preguntas:

Primera: ¿Qué es lo que, según Nietzsche, se dice con razón? A primera vista esa afirmación que Nietzsche defiende puede resultar llamativa. ¿Por qué?

Segunda: Sostiene Nietzsche que, en el ámbito de la ciencia, las convicciones deben dejar de ser convicciones y convertirse, ¿en qué?

Tercera: Nietzsche habla de una "vigilancia policial" y de una "policía de la desconfianza". ¿A qué se refiere?

Cuarta: Afirma Nietzsche que "el cultivo del espíritu científico comienza cuando uno no se permite ya más convicciones". En primer lugar: ¿qué sugiere el giro "no permitirse más convicciones"? En segundo lugar: la frase tiene un cierto carácter paradójico: ¿en qué puede consistir la paradoja? En tercer lugar: ¿qué imagen de la ciencia acaba transmitiendo Nietzsche?

Quinta: Al principio del párrafo afirma Nietzsche que las convicciones no caben en la ciencia. Ahora afirma que debe haber una convicción para que el cultivo científico del espíritu pueda empezar. Detrás de esta contradicción, ¿qué lógica puede estar escondiéndose? ¿Cuál es, según Nietzsche, la convicción que debe preceder al quehacer científico?

 

Voluntad de verdad

Esta voluntad incondicional de verdad, ¿qué es? ¿Es la voluntad de no dejarse engañar? ¿Es la voluntad de no engañar? Pues cabe interpretarla también en este último sentido, siempre que en la generalización; "no quiero engañar", se incluya el caso particular "no quiero engañarme a mí mismo". Pero ¿por qué no engañar? ¿Por qué no dejarse engañar? Nótese bien que las razones para no dejarse engañar caen en un dominio muy otro que las razones para no dejarse engañar; no se quiere dejarse engañar suponiendo que esto es perjudicial, peligroso y fatal; en este sentido, la ciencia sería una sostenida cordura, una cautela, una utilidad, a la cual pudiera objetarse, empero; ¿cómo? ¿El no querer dejarse engañar realmente es menos perjudicial, peligroso y fatal que el ser engañado? ¿Qué sabéis a priori del carácter de la existencia como para poder decidir cuál es más ventajosa, si la desconfianza incondicional o la confianza incondicional? Y en el caso de que fuera menester tanto la una como la otra, mucha confianza y mucha desconfianza, ¿de dónde va a derivar la ciencia la creencia absoluta, la convicción, en que descansa, la convicción de que la verdad es más importante que cualquier otra cosa, cualquier otra convicción inclusive? Precisamente esta convicción no puede desarrollarse si la verdad y la no-verdad revelan en todo momento su utilidad, corno ocurre en efecto. De modo que la fe en la ciencia, que es un hecho incontrovertible, no puede reconocer como origen tal cálculo utilitario, sino que debe haberse originado a despecho de serle demostrada constantemente la inutilidad y peligrosidad de la "voluntad de verdad", de la "verdad a toda costa". ¡Oh, qué bien comprendemos esto una vez que hayamos sacrificado fe tras fe sobre este altar!

La moral. Las creencias metafísica, científicas y cristianas

De modo que la "voluntad de verdad" no significa; "no quiero ser engañado", sino queda otra alternativa; "no quiero engañar, ni aun a mí mismo"; y henos aquí en el terreno de la moral. Ahóndese en la pregunta; "¿por qué no quieres engañar?", sobre todo si parece -¡cómo parece en efecto!- que la vida tiende a la apariencia, es decir, al error, al engaño, la simulación, la ofuscación, la auto ofuscación, y cuando la forma grande de la vida siempre se ha manifestado del lado de los más inescrupulosos. Tal propósito es acaso, para decir poco, un quijotismo, una especie de extraño sentimental; mas pudiera ser también algo más grave: un principio antivital, destructor... La "voluntad de verdad" pudiera ser una larvada "voluntad de muerte". De esta suerte, el interrogante: ¿por qué la ciencia?, se resuelve en el problema moral: ¿Por qué la moral, ya que la vida, la Naturaleza y la historia son "inmorales"? - No cabe duda de que el hombre veraz, en aquel temerario y último sentido que la fe en la ciencia presupone, afirma con ello otro mundo distinto del de la vida, de la naturaleza y de la historia: y en la medida en que afirma ese ‘otro mundo’, ¿cómo?, ¿no tiene que negar, precisamente por ello su opuesto, este mundo, nuestro mundo?... Nuestra fe en la ciencia reposa siempre sobre una fe metafísica - también nosotros los actuales hombres del conocimiento, nosotros los ateos y antimetafísicos, también nosotros extraemos nuestro fuego de aquella hoguera encendida por una fe milenaria, por aquella fe cristiana que fue también la fe de Platón, la creencia de que Dios es la verdad, de que la verdad es divina... Pero como es esto posible, si precisamente tal cosa se vuelve cada vez más increíble, si ya no hay nada que se revele como divino, salvo el error, la ceguera, la mentira, - si Dios mismo se revela como nuestra más larga mentira?

Preguntas:

Primera: Según Nietzsche, ¿cuándo entramos en el ámbito de la moral?

Segunda: A qué equivale, según Nietzsche, el mantenimiento de la apariencia? Tercera: ¿Qué puede significar que la vida, la naturaleza y la historia sean "amorales"?

 

345 La moral en cuanto problema

[Los espíritus débiles y los fuertes]

[Atreverse a hacer crítica del origen y del valor de la moral]

La falta de individuos e expía pro todas partes; una personalidad debilitada, enteca, apagada, que se niega y se reniega ella misma, no es buena para nada, y, menos que parar otra cualquier cosa, para hacer filosofía. EL "desinterés" no tiene valor ene l cielo ni en la tierra; los grandes problemas exigen todos ellos el "gran amor", y sólo los espíritus vigorosos, netos y seguros son capaces de esta pasión; los espíritus de base sólida. Pero es cosa distinta que un pensador tome personalmente posición en frente de sus problemas, de tal suerte que encuentre en ellos su destino, su desdicha y también su gran felicidad, o se acerque a sus problemas de una manera impersonal, es decir, con fría curiosidad. En este último caso no resultará nada, pues lo cierto es que los grandes problemas, aun admitiendo que se dejen aprehender, no se dejan "guardar" de los seres de sangre de rana ni de los débiles. Tal fue si fantasía toda la eternidad, una fantasía que comparten con todas las mujercillas. Ahora bien, ¿de dónde procede que todavía no hay yo encontrado a nadie, ni siquiera en los libros, que se coloque en frente a la moral como si fuese algo individual, que haga de la moral un problema y de este problema su dolor propio, su voluptuosidad y su pasión individuales? Es evidente que hasta hoy la moral no ha sido un problema; ha sido, por el contrario, el terreno neutral en que, después de todas las desconfianzas, los disentimientos y las contradicciones, todo el mundo termina pro estar de acuerdo; el lugar sagrado de la paz en el que los mismos pensadores reposan, respiran y reviven. No sé de nadie que haya osado una crítica de las evaluaciones morales, y compruebo en esta materia ala ausencia de tentativas de curiosidad científica, de esa imaginación delicada ay aventurera de los psicólogos y de los historiadores que anticipa a veces sobre un problema sus posiciones, que lo coge al vuelo sin saber con certeza lo que tiene en la mano. Apenas si he descubierto algunos raros ensayos de aun historia de los orígenes de estos sentimientos y de estas apreciaciones (que es otra cosa que la historia de los sistemas éticos); en un caso aislado hice todo cuanto pude por alentar una inclinación y un talento interesado pro este género de historia, y hoy compruebo que fue en vano. Estos historiadores de la moral (que son, sobre todo, ingleses), son de escasa importancia; se encuentra generalmente, aun de manera ingenua, a las órdenes de una moral definida; sin darse cuenta de ello, son sus abanderados y su escolta. Siguen en esto ese prejuicio popular de la Europa cristiana, es prejuicio que se repite siempre con tanta buena fe y que quiere que los caracteres esenciales de la acción moral sean el altruismo, la piedad, la compasión. Su error habitual, en sus hipótesis, es admitir una especie de consentimiento, entre los pueblos, pro lo menos entre los pueblos domesticados, con motivo de ciertos preceptos de la moral, y deducir de aquí una obligación absoluta, aun par alas relaciones entre los individuos. Cuando, pro el contrario, se han dado cuenta de que en los diferentes pueblos las apreciaciones morales son necesariamente diferentes, quieren concluir de aquí que "toda" moral está exenta de obligación. Los dos puntos de vista son igualmente infantiles. La falta de los más sutiles de ellos es descubrir y criticar las opiniones, quizá erróneas, que un pueblo pueda tener sobre la moral, o bien los hombres son la moral humana, y a sean opiniones sobre el origen de la moral, la sanción religiosa, el prejuicio del libre arbitrio, etcétera, y creer que pro este hecho han criticado la moral misma. Pero el valor del precepto "Tú debes" es profundamente distinto e independiente de semejantes opiniones sobre este precepto y de la cizaña de errores de que puede estar plagado; del mismo modo la eficacia de un medicamento sobre un enfermo no tiene ninguna relación con las nociones médicas de este enfermo ya sean científicas o piense como una curandera. Una moral podría tener su origen en un error; este hecho no afectaría en anda al problema de su valor. El "valor" de este mediamente, el más célebre de todos, de ese medicamento que se llama moral, no ha sido examinado hasta hoy por nadie; para ello sería preciso, ante todo, que fuese "puesto en tela de juicio". Pues bien: precisamente esto es nuestra obra.

Preguntas:

Primera: ¿Qué cualidades temperamentales considera Nietzsche que son incompatibles con la filosofía?

Segunda: ¿Cómo debe ser, en opinión de Nietzsche, la filosofía?

Tercera: Dice Nietzsche: "El ‘desinterés’ no tiene valor en el cielo ni en la tierra". ¿En qué sentido puede estar tomando aquí Nietzsche el término "desinterés"?

Cuarta: ¿Con qué términos da a entender Nietzsche que la filosofía es un asunto serio?

Quinta: Afirma Nietzsche que "los grandes problemas no se dejan ‘guardar’ de los seres de sangre de rana ni de los débiles". ¿Qué significa aquí "guardar"?

Sexta: ¿Cuál es, según Nietzsche, la forma correcta de abordar la moral? ¿Estás de acuerdo con él? (hay que argumentar la respuesta)

Séptima: ¿Qué reprocha Nietzsche a cuantos se han ocupado de cuestiones morales hasta él?

Octava: Según Nietzsche, domina sobre la moral un prejuicio popular propio de la Europa cristiana. Según ese supuesto prejuicio, ¿cuáles serían los caracteres esenciales de la acción moral?

Novena: Habla Nietzsche de dos puntos de vista igualmente infantiles sobre la moral. ¿Cuáles son esos puntos de vista?

Décima: ¿Cuál es la obra a la que se considera destinado Nietzsche? ¿Qué es lo que, en el fondo, pretende lograr?

346 Nuestro signo de interrogación

[Un mundo sin Dios es inmoral, inhumano, pero …. ¿tiene menos valor?]

Pero, ¿no comprendéis esto? En efecto, es difícil que nos comprendamos. Nosotros buscamos las palabras, quizá también buscamos los oídos. ¿Qué somos, pues, nosotros? Si, con una expresión antigua, quisiéramos implemente llamarnos impíos o incrédulos, o también inmorales, faltaría mucho aún para habernos asignado nuestro nombre: somos estas tres cosas en una fase demasiado tardía para que sea comprendida, para que vosotros podáis comprender, señores indiscretos, en qué estado de ánimo nos encontramos. No. Nosotros no sentimos y a la amargura y la pasión del hombre aislado, que se ve forzado a prestar su incredulidad a su propio uso, para hacer de ella una fe, un fin, una martirio. A costa de sufrimientos que nos han hecho fríos y duros, hemos adquirido la convicción de que los acontecimientos del mundo no tienen nada de divinos, ni siquiera de racionales, según las miserias humanas, nada de compasivo ni justo; lo sabemos: el mundo en que moramos carece de Dios, es inmoral, "inhumano"; demasiado largo tiempo le hemos dado una interpretación falsa y mentirosa, adecuada a nuestros deseos y a nuestra voluntad de veneración, es decir, conforme a una "necesidad". Pues el hombre es un animal desconfiado, y el mundo no vale lo que nos hemos creído que valía: esto es quiz´ la verdad más segura de que nos hemos podido apoderar. Tanta desconfianza, tanta filosofía. Nosotros nos guardamos muy bien de decir que el mundo tiene menos valor; hoy día nos parecería incluso risible que el hombre tuviese la pretensión de inventar valores que "rebasaran" el valor verdadero del mundo; de esto, justamente, hemos vuelto como de un lejano extravío de la vanidad y de la sinrazón humanas, que han tardado mucho tiempo en ser reconocidas como tales.

Preguntas:

Primera: Nietzsche afirma que hay un modo de describirle que resulta insuficiente: ¿cuál sería esa descripción insuficiente? ¿Cuál es el motivo de la insuficiencia de esa descripción? ¿Estás de acuerdo con él? (Hay que argumentar la respuesta).

Segunda: ¿Qué convicción ha adquirido Nietzsche acerca de los acontecimientos del mundo?

Tercera: Para Nietzsche ¿a qué equivale un mundo que carece de Dios?

Cuarta: ¿A qué respondía, según Nietzsche, la interpretación del mundo como un mundo en relación con un Dios?

Quinta: Afirma Nietzsche que sería risible la pretensión de inventar valores que "rebasaran" el valor verdadero del mundo. ¿Por qué motivo crees tú que Nietzsche entre comilla el verbo rebasar?

Sexta: ¿A qué se debe, según Nietzsche, la pretensión de inventar valores que "rebasaran" el mundo?

[Los pesimistas]

[Abocados al nihilismo]

Este extravío ha encontrado su última expresión en el pesimismo moderno, una expresión más antigua y más fuerte en al doctrina de Buda; peor el cristianismo también esta repleto de pesimismo; en él se muestra de una manera más dudosa y equívoca, peor más seductora por esto mismo. Toda esta actitud del "hombre contra el mundo", del hombre principio "negador del mundo", del hombre como medida de todas las cosas, como juez del universo que termina pro poner su existencia misma en la balanza y encontrarla demasiado ligera; el monstruoso mal gusto de esta actitud se ha hecho luz en nuestra conciencia, y no sentimos ya por ella sino repugnancia; nos echamos a reír cuando encontramos "el hombre" y el "mundo", colocados uno al alado del otro, separados por la sublime presunción de la conjunción "y". ¿Cómo? ¿Es que no habríamos dado así, reidores como somos, un paso más en el desprecio d los hombres y, por consiguiente, también un paso más en el pesimismo, en el desprecio de la existencia, tal como "nosotros" .la sentimos? ¿No hemos caído, pro esto mismo, en la desconfianza que ocasiona este contraste, el contraste entre el mundo en que, hasta el presente, nuestras veneraciones a causa de las cuales nosotros soportábamos quizá la vida – y otro mundo que nos formábamos nosotros mismos?; ésta es una desconfianza de nosotros mismos, desconfianza implacable, fundamental y radical, que se apodera siempre y cada vez más de nosotros los europeos, que nos tiene cada vez más en su peligroso poder y podría fácilmente colocar a las generaciones futuras ante esta terrible eventualidad: "Suprimid vuestras generaciones, o bien suprimíos a vosotros mismos!" El último caso desemboca en el nihilismo; pero el primer caso, ¿no terminará también en el nihilismo? ¡Éste es nuestro signo de interrogación!

Preguntas:

Primera: Nietzsche describe toda una serie de actitudes que, en su opinión, son pesimistas. ¿A qué actitudes se refiere?

Segunda: ¿Qué es lo que ha descubierto Nietzsche sobre esas actitudes? ¿A qué responde esa opinión de Nietzsche?

Tercera: Recoge Nietzsche la expresión: "el hombre y el mundo". Y la describe en estos términos: "la sublime presunción de la conjunción ‘y’". ¿De qué presunción puede estar tratándose según Nietzsche?.

Cuarta: Las preguntas que se hace Nietzsche a continuación son retóricas. No son preguntas directas sino formas de afirmar. Con tus propias palabras contesta: ¿qué está afirmando Nietzsche con esas preguntas?

Quinta: ¿Cómo describe Nietzsche la nueva opinión que, sobre el hombre, se está extendiendo en Europa?

Sexta: Esta nueva opinión, ¿a qué va a abocar al hombre en el futuro según Nietzsche?

Comentarios

dios ha muerto..!! una interpretación muy fuerte digamos muy a nombre del mundo ,ya que estamos con las teorías muy avanzadas hacia la verdad. una frase para el futuro por que el hombre se puede dar cuenta o abrir los ojos cuando lo cierra en la mentiras

dios ha muerto..!! una interpretación muy fuerte digamos muy a nombre del mundo ,ya que estamos con las teorías muy avanzadas hacia la verdad. una frase para el futuro por que el hombre se puede dar cuenta o abrir los ojos cuando lo cierra en la mentiras

Añadir un Comentario: